Adoración de los dioses

Representación del juego ritual a pelota encima de un florero

Un rollo importante en la adoración de los dioses por los Mayas jugaron la música y el baile. Para cada ceremonia había composiciones y bailes especiales.

También para los Mayas, el sol era muy importante porque daba luz y calor. Ellos adoraban a Ahaw K'in como dios del sol. En la mañana era un dios joven, durante su viaje hacia oeste en un día se volvía viejo. Los Mayas creían que el sol en la noche se transformó en un jaguar. Ellos adoraban al jaguar porque debía tener fuerzas sobrenaturales. En la mitología Maya, el dios del sol en la noche tenía que luchar como jaguar contra los caballeros de la muerte. Por suerte gana cada vez el combate de manera que el sol puede levantarse de nuevo el próximo día.

Los Mayas tenían reyes sacerdotes que eran intermediarios entre los vivientes, los dioses y los antepasados. Ellos realizaron en trance rituales para entrar en contacto con los dioses y los antepasados. Acontecimientos especiales (p.ej. nacimiento, muerte, nuevo soberano) requerían un sacrificio de sangre Eso podía significar algunas gotas de sangre, pero también un sacrificio animal o humano.

Una particularidad de la adoración de los dioses por la élite Maya era el juego a pelota, en el cual el equipo perdedor muchas veces había sido matado. No está aclarado si ese juego siempre terminó con la muerte de los perdedores. Se supone que eso ha sido el caso sólo en oportunidades particulares. Esas plazas de juego a pelota se encontraron en general muy cerca de los edificios ceremoniales más importantes.

Dos de los centros ceremoniales más importantes de los Mayas eran Tikal y Palenque. Un lugar importante más para rituales particulares era Chichén Itzá.

Otros dioses de los Mayas eran Chac (dios de la lluvia, adorado y temido), Hun Hunahpu o Yum Kax (dios del maïs, creador del crecimiento), Itzamna (dios del cielo), Ah Puch (dios de la muerte) y muchos más. Conocido es también Quetzalcoatl, pero ese era el rey dios de los toltecas (ellos vivían en el territorio central de México mucho tiempo antes de los Aztecas). Los Mayas llamaban a ese dios Kukulcán.

Cenote de Chichén Itzá

El Cenote (llamado Fuente Sagrada o Fuente de Sacrificios) de Chichén Itzá: En su suelo han sido encontrados esceletas y sacrificios. Investigaciones daban el resultado de que aquí habían sido sacrificados 42 humanos (13 hombres, 8 mujeres, 21 niños). Supuestamente, el Cenote de Chichén Itzá era un lugar de peregrinación de los Mayas.

Volver a la página principal "Los Mayas"

Tikal / Palenque / Copán

Escritura

Astronomía